14.10. Cobrando del pastor lo arrebatado por las fieras o los ladrones

Cuando Jacob se encontró con Labán después de su fuga, se quejó de que había sido forzado a huir por pérdidas habidas en los rebaños de Labán, pérdidas de las cuales él no había sido responsable:

"Nunca te traje lo arrebatado por las fieras: yo pagaba el daño; lo hurtado así de día como de noche, a mí me lo cobrabas" (Génesis 31: 39).

Jacob tenía una base legal de queja contra Labán por cobrarle la pérdida de los animales arrebatados por las fieras o los ladrones. La leyes de ese tiempo eran bien claras en cuanto a esto. Un pastor tenía que pagar únicamente las perdidas que resultaran de su negligencia (Código de Hammurabi, sec. 267).

Se conocen varios casos legales de este período, los cuales se refieren a pastores que habían causado pérdidas entre los rebaños de sus amos, y por lo tanto fueron sometidos a juicio.¹

Labán ciertamente no había actuado rectamente con su yerno cuando requirió de Jacob la paga por los animales robados o dañados del rebaño, no solamente en el día sino también durante la noche.
------------------------------------
¹ C. H. Gordon, "Biblical Customs and the Nuzi Tablets", The Biblical Archaeologist, vol. 3 (1940), pp. 8-9.