15.01. El período de los jueces - Introducción

Aún no se han encontrado registros escritos que arrojen luz directa sobre el éxodo o el período de los jueces. Los egipcios nunca registraron sus desgracias y derrotas, por cuya razón es muy improbable que alguna vez pueda encontrarse evidencia escrita acerca de las diez plagas, el éxodo de los israelitas desde Egipto y la catástrofe de los egipcios en el Mar Rojo.

La falta de registros escritos del período de los jueces es, sin embargo, de naturaleza completamente diferente. Durante ese tiempo los israelitas hicieron esfuerzos decididos para establecerse en la tierra de Canaán, adonde hacía poco habían llegado. Israel no era aún una nación: era sencillamente una federación de tribus inconexas, y politicamente era tan débil que cada una de las naciones vecinas, en un momento u otro, se constituyeron en sus amos y dominadores.

Sin embargo, Canaán no era el único país que experimentaba graves problemas de desasosiego político y social. Este período fue un tiempo de gran inestabilidad en todo el Cercano Oriente. Egipto pasó por un período de debilidad política, y las naciones del norte: Asiria, Babilonia y los hititas, se encontraban también bastante débiles. (Véase el blog Marco Histórico del AT).

A esto debe agregarse una amenaza a todo el Cercano Oriente por la emigración de los "pueblos del mar", tribus procedentes del oeste, de las islas y de las regiones costeras del área central y occidental del mar Mediterráneo. Primero derrotaron y destruyeron el imperio hitita, y luego a muchas ciudades fenícias. Entre las tribus invasoras estaban los filisteos, quienes, con el tiempo, se establecieron en la costa sur de Palestina, y por centurias se constituyeron en uno de los más odiados enemigos de los israelitas.