3.02. SINUÉ - MURAL - TEXTOS DE MAGIA

Del siglo XX AC data la historia de Sinué, cortesano egipcio que, por razones desconocidas para nosotros, huyó al Oriente para salvar la vida, como Moisés unos pocos siglos más tarde. Después de un viaje lleno de aventuras, encontró asilo en Siria y vivió allí por muchos años entre los cananeos, como refugiado, hasta que fue perdonado y se le permitió volver a Egipto. Su descripción de la Canaán de sus días, aproximadamente un siglo antes de la migración de Abrahán a ese país, es interesantísima y valiosa para comprender las condiciones que afrontaban los patriarcas.
--------------------------------------------------------------
Se encontró en la tumba de un noble egipcio del tiempo de Abrahán un cuadro mural en colores que describe la llegada de 37 personas - hombres, mujeres y niños - de Palestina. Esta pintura, tan bien preservada, a pesar de que tiene casi cuatro mil años, que parece pintada hace sólo pocos años, nos da una buena idea de la visita de Abrahán a Egipto, descrita en Gén. 12, puesto que Abrahán debe haber usado una vestimenta similar y sus criados seguramente tenían la misma clase de herramientas, armas e instrumentos musicales allí pintados.
--------------------------------------------------------------
De una naturaleza enteramente diferente son varias series de textos de magia - maldiciones escritas por las cuales los reyes egipcios procuraban destruir a sus enemigos domésticos y extranjeros.

Egipto resaltaba en el mundo antiguo como una tierra de magos. Lo sabemos por el caso de Moisés cuando estuvo ante Faraón, y vio cómo los magos de Egipto imitaban los milagros realizados por él y Aarón.

Dos series de tales "textos de maldición" mágicos provienen del período patriarcal. Su importancia reside en unos cien nombres de los gobernantes de las ciudades cananeas. Más de la mitad de ellos pueden ser identificados como amorreos, un hecho que concuerda bien con las declaraciones de los primeros libros de la Biblia, según las cuales Palestina estuvo en manos de los amorreos en tiempo de los patriarcas. (Ver Gén. 14:13; 15:16.)

Se menciona Jerusalén en esos textos, y dos reyes de Jerusalén - con nombres bien amorreos - son malditos entre los enemigos de Egipto.

Algunas de las ciudades bíblicas mencionadas en esos textos son: Ascalón, Aco, Afeca, Laquis, Hazor, Siquem y muchas otras.