3.11. RESUMIENDO

Hemos visto que el suelo de Egipto ha preservado un material que ilumina diferentes períodos de la Biblia en cuanto a los días de los patriarcas, el éxodo, los jueces, los reyes y la era posterior al exilio babilonio.

Hemos presentado aquí tan sólo unos pocos ejemplos, cada uno de los cuales corrobora sólo un pequeño incidente o un solo texto. Pero la evidencia acumulada en Egipto, tomada en su conjunto, vindica los registros del Antiguo Testamento y confirma la seguridad de su historia.

Al repasar algo del abundante material que la arqueología ha proporcionado al erudito del Antiguo Testamento, uno no debe olvidar que el suelo de Egipto también ha preservado un material importante para el investigador del Nuevo Testamento.

Han sido hallados innumerables papiros griegos que nos han ayudado a entender mejor el idioma de los libros del Nuevo Testamento.

No nos ocuparemos más extensamente de eso aquí puesto que esos descubrimientos no entran dentro de los límites de este tema.