5.07. El código de leyes de Hammurabi - II

Cuando el asiriólogo Alfredo Jeremías, cultor de la alta crítica, estudió las disposiciones legales del código de Hammurabi y las comparó con las costumbres reflejadas en los relatos patriarcales de la Biblia, llegó a las siguientes conclusiones notables:

"Hemos mostrado cómo el ambiente [el marco] de los relatos de los patriarcas concuerda en cada detalle con las circunstancias de la antigua civilización oriental del período en cuestión, de acuerdo con el testimonio de los monumentos. . . Wellhausen partió de la opinión de que los relatos de los patriarcas son históricamente imposibles. Ahora está probado que son posibles. Si Abrahán realmente vivió, sólo podría haber sido en un ambiente y en unas condiciones como se describen en la Biblia. La investigación histórica debe satisfacerse con esto. Y Wellhausen podría recordar sus propias palabras (Komposition des Hexateuch, pág. 346): 'Si sólo fuera posible la tradición israelita, sería necio preferir cualquier otra posibilidad´" (The Old Testament in the Light of the Ancient East [El Antiguo Testamento a la luz del Oriente antiguo], t. 2, pág. 45. Nueva York, 1911).

En cuanto a este tema, se obtuvieron más evidencias durante las excavaciones de Nuzi.
Un documento declara que un hombre vendió por tres ovejas su herencia futura para ayudarse en un período de necesidad. ¿Quién no recuerda inmediatamente cómo vendió Esaú su primogenitura por un plato de guiso (Génesis 25:33)?
Otros textos de Nuzi muestran un paralelo muy cercano con las vicisitudes de Jacob en Harán y su relación con su suegro Labán; también muestran que cada hija - como Lea y Raquel - recibía de su padre una criada como parte de su dote cuando era dada en matrimonio (Génesis 29:24, 29).
De este modo, los textos de Nuzi han proporcionado mucho material que nos ayuda a entender las costumbres algo extrañas de ese tiempo y a ver claramente que los relatos patriarcales se basan sobre hechos y no sobre tradiciones nebulosas o leyendas.

W.F. Albright, refiriéndose a esto y a otros materiales arqueológicos y textuales parecidos, que han proyectado mucha luz sobre el período patriarcal, hizo la siguiente declaración significativa:

"Se pueden citar nombres eminentes entre los eruditos para sostener que cada detalle de Génesis 11- 50 refleja una invención posterior, o a lo menos retrospección de acontecimientos y condiciones del tiempo de la monarquía en el remoto pasado, acerca del cual - así lo creían los escritores recientes - nada se sabía realmente.

"Los descubrimientos arqueológicos de la última generación han cambiado todo esto. Fuera de unos pocos irreductibles, entre los eruditos de más edad, apenas hay un solo historiador bíblico que no se haya impresionado con la rápida acumulación de datos que apuntalan la historicidad básica de la tradición patriarcal" ("The Biblical Period" [La época bíblica] en The Jews; Their History, Culture and Religion [Los judíos; su historia, cultura y religión], pág. 3. Edición de Louis Finkelstein, Nueva York, 1949).