6.07. Excavaciones en Palestina - I

Diversas expediciones arqueológicas fueron realizadas en Palestina antes de la Primera Guerra Mundial. Fue un período de experimentación cuando los arqueólogos aprendieron ensayando y equivocándose.

Desde entonces se han tenido que revisar la mayoría de las conclusiones a las que se llegaron durante esas excavaciones cuando la arqueología de Palestina estaba en su infancia.

Sin embargo, se hicieron descubrimientos importantes en varios lugares. Por ejemplo, en las ruinas de Gezer, la ciudad que recibió Salomón como dote de su suegro egipcio. También se hicieron importantes descubrimientos en las excavaciones de Taanac, donde se hallaron los archivos de un gobernante local cananeo, consistentes en una cantidad de tablillas cuneiformes.

La obra en Meguido proporcionó mucha información valiosa y especialmente la que se hizo en Samaria, cuya excavación fue realizada muy cuidadosa y metódicamente por Reisner y Fisher, que aportaron a la tarea su rica experiencia como arqueólogos egipcios. Su obra fue recompensada con unos sesenta tiestos con inscripciones, o fragmentos de alfarería.

Debido a que el papiro de Egipto era demasiado caro, para escribir notas, memorandums, recibos, etc., se usaban pedazos de alfarería rotos que siempre abundaban. Esos sesenta tiestos de los archivos gubernamentales eran el registro de impuestos cobrados en aceite y vino en tiempos de los reyes israelitas.

Cuando, después de la Primera Guerra Mundial, Palestina se convirtió en un mandato británico, el tiempo pareció ser oportuno para realizar una obra mayor.

Las escuelas de arqueología norteamericana, británica y francesa estuvieron muy activas; también trabajaron mucho una cantidad de otras instituciones.

Por ejemplo, el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago y el Museo de la Universidad de Pennsylvania. Esta última institución comenzó una larga serie de importantes y exitosas "excavaciones" en Palestina, excavando Bet-seán, un impresionante montículo de la parte superior del valle del Jordán.

En esa localidad, que había sido un fuerte egipcio con guarnición antes y después del éxodo, se descubrieron una cantidad de monumentos egipcios, así como ruinas de templos egipcios y cananeos.