12.14. La confusión de las lenguas

En 1968, el profesor S. N. Kramer publicó descubrimientos adicionales de fragmentos de tablillas que contienen la historia de una época dichosa en tiempos prehistóricos (Ver: La dichosa condición del primer hombre).

Estas nuevas tablillas, excavadas en Kish durante los años 1923-1932, habían llegado al Museo Ashmolean, en Oxford, Inglaterra, en donde Kramer las estudió y presentó un primer informe sobre las mismas en 1968. El nuevo texto continua la historia citada en "La dichosa condición del primer hombre".

Muestra que la humanidad, según los antiguos sumerios, había hablado originalmente una sola lengua, y que por un acto divino de Enki, el principal de los dioses, el habla de los hombres había sido confundida.

“Enki, el señor de la abundancia, (cuyos) mandatos son fidedignos, el señor de la sabiduría, que entiende la tierra, el lider de los dioses, dotado de sabiduria, el señor de Eridu, cambió el habla en su boca, [¿trajo?] contención en el habla del hombre que (hasta entonces) había sido una”. *

Este nuevo texto recuerda a los estudiantes de la Biblia la historia presentada en Génesis 11:1-9, en donde se narra cómo Dios confundió las lenguas de los hombres cuando intentaban construir una torre cuya cúspide llegara haste el cielo.

El resultado fue que la gente, que hasta ese momento había hablado una sola lengua, fue esparcida “desde allí sobre la faz de toda la tierra”. Los que se entendían, evidentemente se trasladaron a los mismos lugares en donde pudieron vivir juntos.
-------------------------
* Kramer, Journal of the American Society, vol. 88 (1968), p. 111.